ARTÍCULO ÚNICO

Angel Mario Ksheratto/
 
¿Consejero Chacón Rojas?
Componendas bajo la mesa, presiones, amenazas, negociaciones turbias; son los ingredientes que a días de seleccionar a los siete nuevos consejeros del Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana (IEPC), se cocinan en el seno del Instituto Nacional de Elecciones, cuyos consejeros parecen tener especial interés en imponer a personajes ligados a gobiernos anteriores, cuyo principal resultado ha sido la corrupción, la impunidad, el despotismo y los excesos.

En la intentona de lograr ese nefasto propósito, participa gente de todos los niveles y calibres; personajes íntimamente relacionados que buscan dos cosas: preparar las condiciones para fraguar un fraude electoral en las elecciones del año 2018 y tener el control financiero y administrativo del IEPC, para hacer con los recursos económicos, lo que bien les parezca.
En primer plano aparece como aspirante, no solo a la consejería sino para presidir esa institución, el neo-pablista Oswaldo Chacón, un abogado oportunista, acusado de haber sido, junto con los tristemente célebres César Chávez y Amador Rodríguez Lozano, autores de diversas leyes draconianas con las que en el sexenio pablista, se pretendió someter a los chiapanecos. Chávez, intervino ante Marco Antonio Baños, consejero del INE, para que inicialmente, solo se destituyera a dos o tres consejeros del IEPC, y no a todos como era menester. Rodríguez, es recordado por el milagro de convertir toneladas de cocaína en leche en polvo.
Oswaldo Chacón Rojas, alimenta su esperanza de presidir el IEPC, en las redes de complicidad que ha logrado tejer tanto en la Ciudad de México, como en Chiapas. Con el ahora Abogado General de la UNAM, César Astudillo, se conocieron en la escuela, consolidando una férrea amistad basada en actos poco ortodoxos. Astudillo, utilizando su cargo e influencias, busca convencer al consejero presidente del INE, Lorenzo Córdoba, para que imponga a su amigo a la cabeza del desacreditado IEPC de Chiapas. Astudillo y Córdova, tienen una larga relación, misma que podría ser clave para hacer realidad esa intención.
De lograrlo, el INE mismo estaría cometiendo el primer fraude; en primer lugar, porque Chacón Rojas es inelegible. Hace unos meses, fungía como Rector de la Universidad Intercultural de Chiapas (UNICH). Dicho cargo, según la ley, se inscribe en el Gabinete Ampliado del Gobierno del Estado, por tanto, queda bajo lo estipulado en el artículo 100 fracción “J” de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, que especifica que no puede ser consejero, “quien se haya desempeñado durante los cuatro años previos a la designación, como titular de secretaria o dependencia del gabinete legal o ampliado tanto del gobierno de la Federación o como de las entidades federativas…”
La UNICH, como bien es sabido, es un organismo público descentralizado, pero además, como institución, acusó a Chacón Rojas de un fraude de cuatro millones de pesos durante el tiempo que estuvo al frente de ésta. De ello, el Órgano de Fiscalización Superior tuvo conocimiento e incluso, dieron a conocer detalles del mismo: “Hay un claro desvío de recursos públicos al querer justificar decenas de boletos de avión y facturas de hospedaje de lugares como Cancún, Puerto Vallarta y el Distrito Federal, cuando no había un motivo institucional para realizar tales actividades, llegando al grado de haber presentado documentación que no corresponde a lo comisionado…” se dio a conocer en su momento.
¿Cuál es la intención de fondo para querer imponer consejeros ad hoc en el destartalado IEPC? Como ya dijimos líneas arriba, allanar el camino para un fraude electoral en el 2018. Emilio Zebadúa, ex secretario de gobierno y actual oficial mayor de la SEDATU, es impulsado por Rosario Robles Berlanga y otros políticos que en el sexenio del 2000 al 2006 defraudaron a los mexicanos, como candidato independiente a la gubernatura de Chiapas. Debe, según sus patrocinadores, ganar a toda costa.
Pero también, buscan apoderarse del partido MORENA, para imponer ahí, sus propios candidatos y retornar al poder con el que se enriquecieron ilícitamente en ese negro periodo. El INE, si de verdad quiere democratizar los procesos electorales en Chiapas, está obligado a revisar cuidadosamente los nombres y ligas de los aspirantes. Porque hay más pablistas y sabinistas en la lista, la cual, estaremos dando a conocer en breve. Todos tienen la misma intención: desquiciar a la institución electoral para fines estrictamente de grupo. Y no de un grupo de políticos honrados, sino de saqueadores, ladrones y sinvergüenzas.  

http://ksheratto.blogspot.com
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.